TOP TEN

top ten

     ¿Qué pasaría si fuera el comensal el encargado de configurar la carta del restaurante? Un hecho extraño a día de hoy, que analizado con detenimiento conlleva menos dificultades de las que puede parecer a primera vista. Un concepto atractivo que con un cierto protocolo puede resultar de enorme interés para los clientes. Ideas singulares y frescas que se encuentran en una de las últimas novedades del panorama foodie de Madrid. Top Ten, un espacio gastronómico versátil y atractivo ubicado en el céntrico barrio de Trafalgar.

     Top Ten es una propuesta en permanente búsqueda de actividades e iniciativas que trascienden el entendimiento más tradicional de lo que la palabra restaurante significa. Desde una presentación de un libro hasta una cata de cervezas belgas realizada íntegramente en inglés. Un acercamiento desenfadado e inteligente a la manera en la que un restaurante puede conectar con públicos de diversa índole. Espacio flexible a modo de condensador de acontecimientos en el que además, y no menos importante, se practica una cocina honesta, accesible y disponible tanto para el día a día como para las ocasiones especiales de fin de semana.

     Entre los entrantes sorprende una burrata de confitura de hongos, suave, cremosa y absolutamente recomendable. Unas tostas de pan crujiente acompañan este sabroso queso y lo convierten en un plato ideal para compartir. Uno de los mejores de toda la velada en el que la confianza en el buen producto marca la personalidad del mismo. Destaca también el imaginativo arenque marinado con crema de aguacate, una tapa con fisonomía de nigiri en el que el aguacate sustituye el soporte de arroz de la receta nipona. Un bocado fresco de agradecido regusto. La tanda de entrantes terminó con un bien presentado saquito de setas y langostinos con salsa trufada de puerro. Un envoltorio crujiente con una mezcla arriesgada que resulta en un plato convincente y de buena factura.

     Con una carta amplia y variada en la que a veces es difícil aclarar las preferencias tuve la suerte de descubrir un entrecote gallego con chimichurri y patata asada en el que el buen pedigrí de la carne se vislumbró nada más aparecer en escena. Es de agradecer, y desde luego necesario resaltar, que existan propuestas honestas y para todos los bolsillos como es Top Ten, en las que se tenga tanto cuidado en la materia prima de cada plato. Se puede dar bien de comer a precios razonables y este restaurante es prueba de ello. Tierna, jugosa y en su punto, considero a este trozo de carne una parada obligatoria para todos aquellos que se dejen caer por este atractivo rincón de Madrid.

     A la hora de los postres una reducida pero imaginativa carta ofrece las últimas sorpresas entre las que llama la atención la curiosa sopa de helado de vino con mascarpone o el tiramisú de turrón. Una coherente y apañada selección de vinos, a buen precio y resultones, vienen a completar una propuesta diferente y llena de vida para la capital. Un espacio apto para casi cualquier ocasión en el que imaginación, gastronomía y diversión se dan la mano.

 

Dirección:

Calle del Cardenal Cisneros, 19, 28010 Madrid