Mercado de San Ildefonso

Mercado de San Ildefonso

            De un tiempo a esta parte los mercados están de moda. No me refiero a los mercados llenos de hombres sudorosos, pelo en pecho, petos azules y trasiego de atunes rojos de más de 150 kilos, no, me refiero a los mercados que nuestra sociedad cosmopolita, indiferente y banal ha creado a imagen y semejanza. Estos mercados de comida gourmet y decoración cuidada han proliferado desde que muy acertadamente diera con la tecla el Mercado de San Miguel allá por 2009. Tras muchas decepciones, fracasos estrepitosos y mercados anodinos, ha abierto sus puertas el Mercado de San Ildefonso. Y la verdad es qué esta muy bien. Me gusta la zona, me gusta como se organiza, y me gusta como esa organización responde al público y la zona en que se encuentra, no es un tema de decoración, es algo más, se trata de crear ambientes y espacios en los que estar a gusto, y aquí esos espacios existen. Un ambiente informal y funcionamiento flexible, un espacio que usar al gusto de cada uno ya que da pie a ello. Magnifica terraza interior entre medianeras, buena comida y buena bebida, aunque se echa en falta algo más de variedad y atrevimiento. Al final, la comida o la bebida variará, mejorará o empeorará, esperemos que lo primero, pero Madrid ha ganado un espacio fresco y muy recomendable, y eso, ya es decir mucho.