Montia

Montia

   El sabor de la tierra no tiene por qué ser tu preferido, pero al menos es el tuyo. La sierra de Madrid es la base de los platos que aquí se sirven. Radical, atrevido y violento. En Montia no hay carta, ni de vinos ni de comida, sólo unos menús de los que tampoco sabes nada, al igual que pasa con el maridaje. Una experiencia desconcertante e intensa que no te puede dejar indiferente. Una propuesta sin concesiones que no se casa con nadie, tan sólo con el compromiso y la ética de un equipo espectacular. No apto para gente con reparos.