A vÁnvera

A vAnvera

     Un italiano. Puede parecer difícil sorprender a la gente en un tipo de cocina tan internacionalizado, exportado, globalizado y a la vez tan prostituido. No es momento de descubrir la vasta profundidad de la cocina italiana en la que hay vida, aunque pueda parecer imposible, tras la pizza y la pasta, y para ejemplo, el ejemplo y biblia: Il cucchiaio d'argento. Un libro más que recomendable para aficionados, expertos y todos aquellos que habitan entre estos extremos. A vÁnvera es una bella puerta a esta desconocida profundidad de una gastronomía básica en la configuración del paladar mediterráneo. En este restaurante no hay grandes pretensiones ni alardes lo cual no es óbice para que la comida tenga un nivel realmente alto.

     Luigi Bertaccini en su propuesta de cocina sencilla y tradicional no deslumbra con extrañas elaboraciones ni nombres rimbombantes en su carta, algo que puede engañar y hacer pasar a este proyecto por uno más. Sin embargo los platos son sabrosos desde lo reconocible sin abusar de los tópicos que tan bien funcionan a cadenas y restaurantes de banderas, manteles de cuadros y nombres fáciles. Trato amable pero correcto, sin llegar a ser forzado en ningún momento. Local austero y discreto, dónde antes habitara el famoso Lúa, que centra la atención en el plato y el cuidado que se pone en cada elaboración; el propio Luigi las presenta sin caer en la habitual parafernalia. Una propuesta honesta y discreta que merece guardarse en el fondo de armario de cualquier foodie en general y de los amantes del país mediterráneo en particular. En resumen, un buen italiano, muy por encima de la media, que pone el acento en lo realmente importante y nos descubre tesoros escondidos a un precio razonable.

Dirección:

c/ Zurbano 85, 28003, Madrid.